Origen

El higo fruta se obtiene de una higuera, de hecho, muchos consideran que ni siquiera es una fruta sino una flor, la flor de la higuera, la cual cuenta con más de 750 especies tanto para el consumo como no.

El origen del higo se podría decir que fue entre los años 4.000-5000 a.C, en Egipto más concretamente, puesto que se han encontrado dibujos de aquellos tiempos en los que se representa su recolección. Para los griegos era un alimento esencial y consagraban sus higueras a Dionisios, el dios de la renovación.

Cuando se celebraba alguna festividad o la fundación de una ciudad, se solía plantar higueras entre el ágora y el foro, ya que los ancianos se reunían allí y de este modo podrían comer cuantos quisieran in problema. También se le conoce como la fruta de los filósofos, pues era el manjar preferido de Platón.

Otros consideran que su origen es de Asia occidental y luego fue distribuido por todo el Mediterráneo. Sin embargo, como mencionamos con anterioridad, su recolección podría ser de mucho más tiempo que los 4.000 a. C.

Los higos no llegan a ser tan grandes, tienen un tamaño de largo entre los 6 a 7 cm, mientras que por diámetro son de 4,5 a 5,5 cm. Su recolección varía entre el hemisferio sur y el norte, pues por el primero es entre los meses agosto y septiembre, pero por el segundo es en febrero o marzo.

También es muy apreciado por diferentes culturas y los países que más lo producen son: España, del cual destaca Huesca, Lérida, Ávila, Cáceres, Murcia y Alicante; Italia, Grecia, Turquía, Israel, Francia, Estados Unidos y Brasil.

Es casi imposible no estar de acuerdo con todos estos países, ya que de los higos se obtiene no sólo un alimento delicioso, los beneficios y propiedades que estos nos brindan son increíbles, incluso era recomendado su consumo para los atletas que participaban en los Juegos Olímpicos.