Temporada de Higos

El higo es considerado como la fruta de temporada septiembre, pues es durante este mes cuando se pueden cosechar maduros de las higueras y quienes aman este fruto, saben que sin duda hay que aprovechar higos frescos, sobre todo por el magnífico sabor dulce que estos nos ofrecen.

Por lo general, la temporada de higos va desde el mes de julio hasta el mes de septiembre, en algunos casos puede ser desde el mes de septiembre hasta noviembre, sin embargo, se consideran el fruto del ahora, por lo que se deben aprovechar cuando están frescos para consumirlos.

Debemos recordar que las brevas son las primeras en florecer de la higuera, estas suelen ser cosechadas por los meses de junio a julio, mientras que en el caso de los higos es de finales de agosto a primeros de noviembre.

Como dato de interés, si nos guiamos por el punto de vista botánico, muchos suelen pensar que el higo es el fruto de las higueras, pero la realidad es que para que un árbol dé frutos, antes debe producir flores y si estás considerando que las higueras no dan flores, te indicamos que realmente sí lo hacen, la higuera echa flores en primavera, pero no logramos verlas porque las guarda en el interior, como un saco, el cual recibe el nombre de sicono.

Incluso para el proceso de polinización, la higuera tiene sus increíbles métodos, ya que tiene su intríngulis, para explicarlo un poco mejor, la avispa entra por el agujerillo que tienen los higos en su base, pero también se debe tener en cuenta que hay variedades de higueras que logran producir frutos sin polinización.

Tras ser fecundadas estas flores, comienzan a crecer y van acumulando azúcar hasta el punto de convertirse en higos, el cual se irá madurando por el verano y será hasta que esta temporada se encuentre avanzada que podremos consumirle.

El proceso que ocurre internamente sobre estos sacos que hemos mencionado, es que las flores fecundadas se convierten en pepitas, esas que disfrutamos de los higos maduros, realmente estas pepitas son las verdaderas frutas de las higueras y reciben el nombre de aquenios.

En el caso de las brevas, muchas personas creen que provienen de árboles diferentes a los que producen higos, sí, existen higueras que no dan alguna de las dos, pero también tenemos las higueras bíferas, siendo estas las que producen ambas en temporadas diferentes.

Las higueras bíferas producen dos cosechas durante todo el año, las brevas de junio a julio e higos de agosto a octubre, el truco de estos árboles es que son capaces de mantenerse en estado de latencia y los higos que no maduraron en el otoño podrán hacerlo para el siguiente verano, convirtiéndose en brevas.

De esta manera es que al principio tendremos las brevas y por último los higos, por ello, realmente se debe aprovechar la temporada higos para poder disfrutar de este fruto mientras se mantiene bastante fresco y se pueden degustar de sus azúcares naturales.